Ley de tierras: Un freno a la inversión

La ley de tierras: Un freno para la inversión extranjera

Ley de tierras: Un freno a la inversión

Es indudable que la nueva ley de tierras impulsada por el gobierno nacional está generando un gran debate entre los diferentes partidos políticos. Claramente la propuesta de ley tiene como objetivo principal que la tierra en Argentina quede en posesión de los argentinos, evitando que extranjeros se apropien de los recursos naturales que pertenecen a los argentinos.

Ahora bien, ¿Cuál es el verdadero impacto de esta ley en el entorno nacional? Básicamente lo que esta ley genera es una traba para la inversión de capitales extranjeros en el país. El hecho que la tierra permanezca en manos de argentinos es válido, pero esto no asegura que la misma sea trabajada; especialmente en el caso de zonas marginales, dónde la inversión y el riesgo asociado para la reconversión de la tierra y el sistema de riego suele ser elevada.

Habiendo dicho esto, también es cierto que se necesita un control sobre la disponibilidad de alimentos para el mercado nacional. Para lograr esto, ¿No sería más conveniente controlar el flujo de granos? Esto permitiría que la tierra sea explotada de forma óptima, con la opción de poder cerrar la exportación en caso que haya faltantes para el consumo del mercado interno, logrando seguridad alimenticia. No obstante, vale la pena aclarar que la inversión sería un requisito básico para alcanzar este objetivo, ya que la misma potencia el desarrollo de la tierra, la producción, el consumo y la investigación en biotecnología, entre otros.

Finalmente, pero no menos importante, el permiso para la inversión de capitales extranjeros también debe tener ciertos controles. Resulta necesario controlar que las inversiones estén especialmente orientadas a proyectos productivos que mejoren a la vez la calidad de vida de la gente envuelta en los mismos. Por otro lado, también se deben dejar claras las reglas frente a los inversores para evitar futuras contradicciones y desconfianza por parte de los inversores externos.

Concluyendo, es importante que el país tenga determinada seguridad alimenticia, pero existen mejores vías para alcanzarla que impidiendo a extranjeros adquirir tierras, y por lo tanto invertir en el país.

Share on Facebook

Be Sociable, Share!

4 pensamientos en “La ley de tierras: Un freno para la inversión extranjera”

  1. Me parece importante reflexionar también como el crecimiento de las áreas sembradas avanza sobre el bosque nativo poniendo en riesgo lo conseguido con la ley de bosques. Hay que hacer una planificación seria para poder producir pero sin afectar ni a bosques nativos, ni a comunidades campesinas e indígenas.

    Saludos y gracias por la respuesta.

  2. Considero que el inversor extranjero no tiene problema con esta ley solo tiene que nacionalizar el capital y realizar los negocios que desee como tantas multinacionales que estan hace 100 años en el pais que reinvierten y envian utilidades a sus accionistas .
    Saludos.
    Roberto

Los comentarios están cerrados.